jump to navigation

Ashes and snow. Exposicón de fotografía enero 18, 2008

Posted by jormaflo in arte, cuerpo, Espectaculos, internacional, mexico, sorprendente, television, video.
Tags: , , , , ,
trackback

Sueño de Bambú

La exposición de Gregory Colbert que se inaugurará mañana reúne más de 50 piezas fotográficas y varias películas.

Parezco cadenera de disco”, dice una de las encargadas de la recepeción de poco más de mil 700 invitados que acudieron ayer al Zócalo a la exposición Ashes and Snow, de Gregory Colbert.

Todos los asistentes tenían una idea general de su contenido, gracias sobre todo a la difusión que le dio Televisa, pero todos, también, tuvieron que reconocer que las formidables imágenes que los aguardaban eran muy superiores. Sí: la experiencia museográfica supera a la televisión; los conceptos visuales de Colbert son mucho más profundos en el espacio de bambú que domina el Zócalo capitalino. Aun así, la convocatoria de Televisa no prosperó mayormente en el mundo de la cultura. Faltaron muchas de las personalidades que suelen ser la nota de toda crónica. Y fue más fácil encontrar a Chabelo que a Carlos Fuentes, si bien no faltó la presencia y testimonio indispensables de Carlos Monsiváis. En consecuencia, predominaron los ejecutivos, los medios y los curiosos de ese entorno glamoroso que siempre está pendiente de este tipo de novedades que se hacen entender a partir de la simple belleza (que hace mucho demostró no necesitar de expertos para su apreciación llana).

El museo de bambú permitió todos los sueños de Colbert. Su material abrigó cada imagen como si cada una de ellas transcurrriera en ese momento.

Un incauto observador dice, para hacer notar su sensibilidad, que el trabajo del artista ha captado cada momento a la perfección. No es cierto. Cada imagen denota una larga espera, una preparada y asombrosa espera que nos hace pensar en su imposibilidad: todo es onírico, jamás le pudo ocurrir a ningún fotógrafo paseando por el desierto o por un templo egipcio. El trabajo de Colbert es, desde un principio, una maravillosa trampa en la que las imágenes más extraordinarias deben caer poco a poco, como en un sueño profundo.

Lo que nos recibe es la paciencia paquidérmica de su lente. Si hubiera corrido con prisa ninguna de sus imágenes habría podido ser mostrada.

De esta paciencia surge la idea de la suspensión de los personajes: su desplazamiento llega a ser imperceptible, navegan pero están quietos, somnolientos pero a un tiempo despiertos para reflejar cada una de las fantásticas escenas que nos propone el fotógrafo viajero.

En todas las imágenes de Colbert los niños dormitan mientras los simios, los elefantes, las águilas y otros animales se convierten en guardianes de su sueño. Y hay un color permanente de cada cuadro, un color a medio camino del blanco y negro y del que llamamos sepia. Así todos los sueños de Colbert se se ven mejor, como recién hechos, y esto vale para los más de 5 mil metros cuadrados que dimensionan al Museo Nómada.

Ashes and Snow no es, como se ha dicho, una presentación de la “convivencia” factible entre animales y humanos; es, más bien, un registro que hubiéramos creído imposible pero que, puesto que que lo hemos visto, adquiere el estatuto de real.

Ariel González

Visto en milenio.com

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: